Celebrar

December 28, 2005, 07:00 PM
Grant Gershon, Conductor
Walt Disney Concert Hall
TITLE COMPOSER/ ARRANGER GUEST ARTISTS
Veinticinco de Diciembre (the 25th of December) Roger Treece
Zumba que zumba (Everything buzzes) Salvador Ruiz de Luna
Campana sobre campana (Bell after bell) Roger Treece
Arrurú, arrurú (Lullaby, lullaby) Roger Treece
Apúrate niña (Hurry, child) Salvador Ruiz de Luna
A la nanita nana (To the little lullaby) Roger Treece
Noche del paz y amor (Silent Night) Franz Gruber
¡Oh, ven! Emanuel! (O, come Emanuel!) Roger Treece
Cantata No. 147 Jesu, Joy of Man's Desiring Johann Sebastian Bach
Rudolph, el venado de nariz colorada (Rudolph the Red Nosed Reindeer) Johnny Marks
De las montañas venimos (We come from the Mountains) Roger Treece
Cholito, toca y retoca (My dear, play and play again) Salvador Ruiz de Luna
Mi negro ta' contento (My black child is happy) Salvador Ruiz de Luna
Blanca Navidad (White Christmas) Irving Berlin
El pequeño tamborileo (The Little Drummer Boy) Katherine Davis
Los peces in el río (The Fish in the River) Roger Treece

Música Latina y Las Voces de Las Amerícas

por Alex Acuña
 
Hablar de “Música Latina” como una sola cosa es tan equivocado como llamar a un guiso con el nombre de uno de los ingredientes. Es olvidar que el sabor del guiso procede de todos los ingredients que hay en él. Lo mismo ocurre con la música latina. Es ciertamente una mezcla de muchas y antiguas culturas nativas de México, Centroamérica y Sudamérica, junto con otras culturas procedentes de lejanas partes del mundo durante los últimos tres siglos.
 
Canciones con instrumentos de percusión de muchos tipos, flautas de hueso y caña, trompetas de caracola, han jugado un papel importante en las vidas y celebraciones de la gente de las Américas desde mucho antes de que los europeos se abrieran camino en el “Nuevo Mundo”. En la civilización azteca, los percusionistas eran tratados como chamanes. Los mayas creían que hacer música era una parte importante de mantener la armonía del cosmos. Para los guaraníes del delta del río Orinoco, la habilidad para cantar canciones mágicas era literalmente esencial para la vida misma. A través del hemisferio oeste, la música de las culturas nativas formaba la base para las celebraciones más importantes del hogar y de la comunidad, algunas de las cuales continúan aún hoy día.
 
Al conjunto de esta mezcla indígena, la llegada de los europeos aportó nuevos instrumentos, una nueva religión y nuevas tradiciones. Estos nuevos elementos también contribuyeron a hacer la música latina aún más híbrida. Mientras los oficiales del barco traían instrumentos y músicas de la corte española y portuguesa, y la Iglesia ofrecía la música de la liturgia, la tripulación de los barcos también proporcionaba guitarras y ritmos de la música de calle y de montaña, que reflejaba las influencias gitanas y moras del flamenco. En los siguientes siglos, el culto en la iglesia y otras tradiciones traídas de Europa comenzaron a incorporar elementos e instrumentos indígenas. Del mismo modo, muchas de las culturas nativas del Nuevo Mundo empezaron a incorporar instrumentos europeos como guitarras, arpas y violines, al igual que distintas formas de baile, como la polca y el vals, en sus propias culturas y celebraciones.
 
Quizá el elemento que más asociamos con la música latina, sin embargo, no vino de las gentes nativas de México, Centroamérica y Sudamérica, ni de los colonos europeos. Por el contrario, procede de las gentes de África que los europeos trajeron al Nuevo Mundo. Pero al igual que las Américas, África es un gran continente con culturas muy distintas. Los nativos de cada una de esas culturas trajeron con ellos sus propios sonidos y tradiciones. La mayoría de las personas que los españoles llevaron a Cuba y a la zona oeste del Caribe procedían de la región del Congo. Trajeron con ellos los tambores de dos cabezas batá usados en los rituals de santería. También trajeron consigo los tambores de madera cubiertos de piel conocidos como yuka y los tocaban en ambientes no religiosos, a menudo en grupos de tres tambores de diferente tamaño. Los descendientes de estos tambores, como las congas, forman la base de los ritmos complejos y alegres en la música de Cuba y otras culturas caribeñas, como Puerto Rico y la República Dominicana.
 
Los colonos portugueses, por el contrario, llevaron al Nuevo Mundo africanos de la zona de Camerún y Senegal. Éstos trajeron consigo tambores de una cabeza como el repenique y la bomba candombe de Uruguay que generalmente se tocan con una mano y un palillo en una pauta de llamada y respuesta. Esta tradición, que se estableció en Brasil y Uruguay, se desarrolló hasta ser el ritmo más simple pero sincopado que oímos en la samba brasileña. El programa de esta noche incorpora mucha de la gran variedad que compone la música latina. Oirán algunos de los sonidos que han hecho muy populares a algunas formas de baile en Estados Unidos: la salsa, un descendiente directo del merengue dominicano; el cha cha cha, creado en La Habana para añadir “pasos regulares” a los ritmos propulsores cubanos, y el tango, nacido en las calles de Buenos Aires a principios de el siglo veinte y ahora famoso en todo el mundo.
 
También oirán formas menos conocidas. En ARRURÚ ARRURÚ y APÚRATE NIÑA oirán dos variantes de la cueca chilena y su prima peruana, la marinera. Oirán el ritmo huapango del área huasteca de México en ZUMBA QUE ZUMBA. EL PEQUEÑO TAMBILERO está acertadamente construido en las formas de percusión guanguancó y rumba clave. DE LAS MONTAÑAS VENIMOS ofrece un contraste entre la casi majestuosa bomba, en su melodía, y la más fluida charanga, en el ritmo. La popular LOS PECES EN EL RÍO nos trae el menos conocido olodum de la región de Bahia de Brasil. También habrá algunas sorpresas. Pero tanto si puedes nombrar un ritmo determinado como si no, descubrirás o recordarás por qué los músicos y el público de todo el mundo han hallado la música latina. La tocamos y la escuchamos porque nos encanta. No importa de dónde vengas: no puedes evitar encontrar la felicidad que te hace bailar.
 
Puedes ponerte en contacto con Alex en www.alexacuna.net

Walt Disney Concert Hall

Visit
WALT Disney
CONCERT Hall

Meet the los angeles master Chorale

Meet the
los angeles
master Chorale